Rutas

Rutas 

RUTA 5. Santuario natural y religioso

Nos dirigimos hacia las montañas mineras, al encuentro de un rincón que fue en otros tiempos, además de un viejo coto férrico, lugar de reunión de las esforzadas familias mineras con ocasión festiva. El recorrido discurre por un viejo camino de minas zigzagueante que conduce hacia el barrio de Uraiaga, a donde llegamos tras discurrir junto a robles, endrinos, eucaliptos y pinos y pasar al lado de la nueva y colorista Depuradora de aguas, junto a dos antiguas moradas de mineros en el barrio de La Escarpada: la primera, a la sombra de un chopo, en otro tiempo bar de la Carballa y, la segunda, en total ruina, antigua cooperativa.

Desde el barrio de Uraiaga, a través de un sendero que discurre por un bosquecillo de robles y rebollos, alcanzamos la cueva de La Magdalena, ante la cual sentiremos abrirse las fauces de la tierra.

También podemos iniciar nuestro recorrido desde el Área Recreativa de Atxuriaga, en el inicio de la Vía La Galdames.

  • Barrio de La Aceña o Atxuriaga (1)
  • Barrio de Uraiaga (2)
  • Cueva-mina de la Magadalena (3)

 

RESEÑAS DE INTERÉS

Barrio de La Aceña o Atxuriaga
Antiguo barrio minero de casas encaladas. Junto a él, y sobre los terrenos ocupados por la balsa y los restos de las minas Tardía y Berango, se han  creado hermosos lagos que conforman hoy día un espacio amplio para el recreo (Área Recreativa de Atxuriaga), donde se han plantado numerosos ejemplares de roble americano, arce real y fresno, además de contar con parking, bar, asadores, mesas y fuentes.

Barrio de Uraiaga
Célebre por acoger la romería de La Magdalena en julio. En otra época, aquí  existió una taberna hasta el declive minero. Cuando se les acababa el vino cogían una sábana blanca y la extendían entre los árboles para que se viera  desde la alhóndiga que había en la carretera de San Pedro a San Esteban, en las faldas del Pico Moro y La Cerca. Era la señal para que el pedido de vino se pusiera en marcha a lomos de los mulos o en la carreta de bueyes.

Cueva-mina de la Magdalena
Acompañados del sonido del manantial Eskatxabeltza que nace en su boca, podemos contemplar esta impresionante cavidad, abierta al oeste, que da cobijo a la Ermita de Nuestra Señora Magdalena. Tiene una boca de 33 m. de ancho y unos 15 m. de alto. De su interior se extrajo mineral (Mina Pepita) que se transportaba hasta la línea de ferrocarril La Galdames a través de un plano inclinado que partía de su boca. En 1966 el Grupo Espeleológico Vizcaíno descubrió en ella un yacimiento prehistórico. La magia que guarda este lugar bien merece una visita.

Rutas