Recursos

Iglesia Santa Maria 

Los numerosos barrios de Galdames se distribuyen en tres feligresías, San Pedro, San Esteban y Santa María de Montellano. Antiguamente existió otra más, la de Santiago de Loizaga. Hoy está medio arruinado el edificio que fue su sede. El relieve y la dispersión de los núcleos que componen el concejo explican la profusión de los templos. Ermitas y otros centros parroquiales se distribuyen entre los barrios, construyendo la raíz en torno a la cual se entablarían lazos de solidaridad entre sus habitantes.

Iglesias

La Iglesia Parroquial de San Pedro de Galdames es templo basilical de cinco tramos con sacristías a la cabecera y torre pórtico a los pies. Los muros están jalonados al interior por pilares a los que se adosan medias columnas toscanas. Por fuera, en cambio, los parámetros son tersos. Por el interior su aspecto es renacentista, salvo en el nivel de las bóvedas, pero es impresión es un espejismo explicable porque Juan B. Belaunzaran, su tracista (año 1825), ensayó en Galdames un neoclasicismo de estirpe renaciente muy pura, la misma, por ejemplo, de San Martín de Arrieta.

Iglesia San Esteban

La actual Iglesia Parroquial de San Esteban responde a la reconstrucción de nueva planta del antiguo templo realizada en 1886. Si bien, aún contemplarla modificaciones posteriores, el aspecto actual de la iglesia responde esencialmente al resultado de aquella reedificación. De la sobriedad de su aspecto exterior, tan sólo destaca la presencia de un gran soportal. Al interior, las pretensiones historicistas de los constructores se asientan de forma más marcada, vinculando el estilo arquitectónico con ciertas fórmulas neogóticas que, no obstante, no disimulan la sencillez y sobriedad del templo.

La luz matizada en tonos verdosos por las trece vidrieras – dos de las cuales representan las imágenes de la Virgen y de San José – y el enlucido blanco de los muros, ofrecen una significada impresión de brumosidad ante la entrada del visitante, sumido en un ambiente de luminosidad peculiar.

La por último tendríamos la Iglesia Parroquial de Santa María de Montellano la tercera feligresía, situada en dicho barrio, un entorno rural apartado de los otros núcleos y fruto del traslado del antiguo santuario, conservando parte de lo que fue la anterior fábrica. Es la más humilde de las tres y su carácter rural es notable. El mobiliario responde igualmente a la sencillez del templo. No presenta retablo alguno en el altar mayor, con una decoración limitada a la presentación de varias figuras sobre ménsulas que penetran en la pared. Dentro del mobiliario parroquial, destaca asimismo la imagen de una virgen y la singular orfebrería de dos cruces, una procedente del siglo XVII, y otra, procedente de la primera mitad del siglo XVI, así como un hostiario del siglo XVII.