Recursos

Arquitectura Industrial 

Una de las características primordiales de Galdames es su vinculación con las explotaciones mineras que a fines del siglo XIX comenzaron a operar en el entorno y este hecho ha marcado de forma decisiva su patrimonio, aunque se conservan vestigios de la actividad preindustrial anterior a la revolución fabril.

La Ferrería y Molino de Valdivian es un ejemplo de ello aunque de la primera solo conserva parte de los muros, la antepara, el cauce y la presa, rectilínea. El molino, en muy buen estado y funcionamiento, se adosa a ésta aprovechando su infraestructura ya que utilizan elementos comunes y es un edificio de mampuesto, a dos aguas y con una estola abovedada de un solo vano. Seguramente ya en época bajo medieval la ferrería estaba en activo.

Más tardía es la Ferrería de La Olla, de principios del siglo XVIII, conserva gran parte de sus instalaciones, de tamaño importante ya que cuenta con partes especiales como la que fuera residencia de los trabajadores. Además una amplia presa de tipo recto, el cauce, la antepara, diversas compuertas y la estola de dos ojos de medio punto completan el conjunto.

Pero como se ha dicho la principal ocupación industrial del municipio fue la minería y de estas prácticas, ya en desuso, han quedado importantes elementos. El eje vertebrador de éstos es el ferrocarril minero Galdames-Sestao, a partir del cual se van diseminando restos de las diferentes ocupaciones relacionadas con la minería. Existen varios cargaderos de mineral que servían para trasladar el cargamento desde las minas hasta la vía férrea, algunos depósitos para almacenar minera, restos de lavaderos de mineral, etc. La línea del ferrocarril tiene en el puente de La Acería, que salvaba el desnivel del valle, un elemento muy destacado. Con cuatro ojos en medio punto, es de sillar, sus soportes en forma piramidal se dividen en tres secciones separadas por imposta lisa y sus esquinales destacan por la presencia de sillares almohadillados que también aparecen en las dovelas de los arcos. Algunas estaciones también perviven: la estación de El Cerco, de la que queda una pequeña caseta y la estación en Vallejas, ésta sí en un aceptable estado.