Noticias

 
Ante las injusticias sociales y la crisis que acecha cada vez más a la ciudadanía, la parroquia de Galdames puso en marcha el pasado mes de marzo una recogida de alimentos y productos de higiene y limpieza con el fin de poder entregárselos a todas aquellas familias del municipio que estuviesen atravesando malos momentos económicos. El objetivo, además de solidarizarse con los vecinos y vecinas ha sido fomentar también conceptos como la solidaridad y la necesidad de compartir puesto que “nunca se sabe lo que nos puede pasar y en qué lado del puente podemos estar”, señalan desde la parroquia.

Quienes han impulsado esta iniciativa en el municipio han destacado la generosidad de Galdames ya que se ha conseguido recaudar más de 300 kilos de alimentos y artículos de limpieza en los cuatro puntos de recogida: Txabarri y las parroquias de San Pedro, Montellano y San Esteban.

Desde aceite, garbanzos, pasta, lentejas, alubias, arroz o latas de conservas hasta productos de higiene y limpieza como gel, champú, compresas, jabón o friegaplatos. Todo sirve para ayudar y solidarizarse con aquellas familias de la localidad a los que la crisis les está afectando de forma acusada.

Hasta el momento no se han distribuido todos los alimentos puesto que sí que es cierto que se aprecia un cierto reparo en las personas que necesitan realmente esta ayuda pero desde la parroquia quieren recalcar que la entrega de alimentos se lleva a cabo con la mayor discreción posible.

La buena acogida de esta iniciativa y la satisfacción por parte de la organización han sido los detonantes para que se haya pensado ya en una segunda campaña de recogida durante este año aunque de momento, no hay fecha concreta.