Noticias

 
200 AÑOS DEL NACIMIENTO DE ANTONIO DE TRUEBA Acuerdo Interinstitucional para recordar al cronista y archivero del Señorío de Bizkaia El Ayuntamiento de Galdames aprobó el pasado viernes, 28 de septiembre, el protocolo de colaboración con Juntas Generales de Bizkaia y el Departamento de euskera y cultura de la Diputación Foral de Bizkaia para investigar y difundiar la figura de Antonio de Trueba (1819-1889). La firma se realizará el 15 de octubre, junto a la casa natal del escritor (convertida tras su muerte en monumento) en el barrio de Montellano (Galdames) a la 10:30, y en ella tomarán parte Ana Otadui, presidenta de Juntas Generales de Bizkaia, Lorea Bilbao, Diputada Foral de euskera y cultura y Raque Larruskain, alcaldesa del Ayuntamiento de Galdames. Con este protocolo se busca investigar, estudiar, recuperar y difundir la figura del escritor y Padre de la provincia Antonio de Trueba (1819-1889), natural del citado barrio, a través de numerosas iniciativas y actividades que serán presentadas en el acto del día 15 y que se desarrollarán a lo largo de 2018 y 2019, y en las que participarán el Museo de Las Encartaciones (perteneciente a Juntas Generales), la propia Diputación Foral y el ayuntamiento de Galdames. Antonio de Trueba No todo el mundo sabe ubicar en el tiempo la escultura del personaje que, sentado en una silla, preside los Jardines de Albia, en pleno centro de Bilbao. Se trata de Antonio de Trueba que, aunque caído en el olvido para muchos vizcaínos, fue uno de los intelectuales más reconocidos del Bilbao del siglo XIX; tanto que la escultura se financió con participación popular y fue realizada por Mariano Benlliure, uno de los escultores más relevantes de su tiempo. Tras su muerte, Manuel María de Smith creó otro monumento junto a las ruinas de su casa natal, en Montellano. Autor de numerosos cuentos y novelas, poeta, historiador, etnógrafo… enamorado de su tierra y sus costumbres, este romántico fue nombrado en 1862, por las Juntas Generales, cronista y archivero del Señorío de Bizkaia y, más tarde, en 1876, recibió el título de Padre de la Provincia. Antonio de Trueba dedicó años a recopilar costumbres, relatos populares, tradiciones, formas de vida y otros numerosos aspectos de la vida cotidiana de su Bizkaia natal, publicando numerosas obras y artículos en los que desgranaba los conocimientos que iba adquiriendo, casi siempre tamizados por un halo romántico e idealizado. La aldea como concepto primigenio de conservación de los valores vascos aparece constantemente en sus obras, adquiriendo un valor especial cuando lo hace de una manera sencilla y directa, desde el punto de vista de un viajero, pues se limita a recoger lo que ve y nos permite conocer aspectos concretos de la vida de Las Encartaciones y Bizkaia en el siglo XIX. Entre las numerosas colaboraciones en periódicos de la época, destacan las que hizo en El Noticiero Bilbaíno o La Ilustración Española y Americana, entre otras muchas.